El marco temporal

Once mil años antes del presente, las sociedades indígenas cazadoras-recolectoras protagonizaron el proceso de poblamiento inicial de la región pampeana. A través de milenios, los pueblos originarios, mediante sus saberes y sus creencias, se vincularon con el ambiente, generando modos de vida caracterizados por el conocimiento de los territorios y las relaciones con grupos provenientes de diversos espacios geográficos. Los cambios ambientales propios del tránsito del Pleistoceno al Holoceno, incidieron en el comportamiento social, dada la extinción masiva de especies de animales, las transformaciones geológicas derivadas de la retracción de los glaciares, los pueblos nativos incorporaron conocimientos y generaron nuevos paisajes sociales y culturales.

En el siglo XVI comenzaba el proceso de conquista y ocupación colonial de la región pampeana, gestándose –entre otros cambios- la transformación del modo de vida cazador-recolector de las sociedades nativas. En 1536 se fundaba por primera vez, Buenos Aires, como parte de la expedición al mando de Pedro de Mendoza. En 1580, dado el fracaso de la primera, se re-fundaba, Buenos Aires, como parte de expedición al mando de Juan de Garay. La fundación de asentamientos permanentes por parte de europeos en territorios indígenas generó resistencias y conflictos con los pueblos indígenas. La formación de zonas de contacto, permitirá la incorporación de ganados (caballos, vacas, ovejas) y otros bienes europeos a la economía indígena. Progresivamente, los pueblos nativos se integrarán al mercado colonial, a través del intercambio de ganados, productos de caza y bienes artesanales producidos en las tolderías. A cambio, obtenían yerba, azúcar, bizcochos, pasas de uva, aguardiente, cuchillos.

En el siglo XVIII, las jefaturas indígenas (formas de organización socio-política autónomas, lideradas por jefes étnicos), se hallaban integradas a los circuitos del mercado colonial, abasteciéndose de diversos productos hispano-criollos, organizando malones para presionar a las autoridades coloniales de la campaña y obtener condiciones ventajosas para la negociación política y la realización del comercio. En el sector serrano de Tandilia, diversos grupos étnicos controlaban ganados, y se dedicaban al comercio de animales en el extenso territorio pampeano-patagónico. En el marco de una estrategia imperial orientada a controlar el territorio del extremo sur del continente, desde España se intentaba evitar la ocupación del territorio por parte de otras naciones europeas.

En 1740, se iniciaba la experiencia misional jesuítica al sur del Río Salado bonaerense, con la Fundación de la Reducción de Nuestra Señora en el Misterio de su Concepción de las Pampas (actual partido de Castelli, se desconoce su localización exacta) La misión fue abandonada en 1753. En 1747, se fundaba la Reducción del Pilar ( en el entorno de la Laguna de las Cabrillas, actual Laguna de los Padres, región del Tandil) También se desconoce su localización exacta. Fue abandonada en 1751, En 1750, se establecía la Reducción de los Desamparados (en el actual partido de Lobería, su localización permanece desconocida) Fue abandonada en 1751. En 1779, se fundaba Carmen de Patagones, asentamiento colonial localizado en la boca del Río Negro.

En el siglo XIX, a partir de 1810, finalizaban los gobiernos coloniales en las Provincias Unidas del Río de la Plata y comenzaba el proceso de Revolución y las guerras de la Independencia. En 1817, se fundó el primer pueblo al sur del río Salado, Nuestra Señora de Dolores. En 1820, se iniciaban las campañas militares contra jefaturas indígenas al mando de Martín Rodríguez, en un contexto de expansión ganadera sobre territorio pampeano. En 1823, se fundó el Fuerte Independencia (Tandil). En 1826, se sucedieron la campañas al mando de Federico Rauch, mientras se imponía el régimen de enfiteusis sobre las tierras pampeanas. En 1879, en el marco del proceso de consolidación del Estado Nacional, se organizaron las expediciones militares de conquista y apropiación del territorio indígena en pampa y norte de Patagonia. El General Roca encabezaba la campaña de genocidio en el Río Negro.